El arte de hacer vino en Ribera del Duero

Ribera del Duero

Tierras únicas de Ribera del Duero

La comarca de Ribera del Duero acoge viñedos localizados en Castilla y León, acompañados por el río Duero a lo largo de unos 115 kilómetros.

El clima es mediterráneo, con cambios bruscos de temperaturas entre el día y la noche estivales, provocando un equilibrio en el fruto de la vid durante su maduración, y ayudando a la uva a desarrollar una piel fuerte, capaz de soportar las inclemencias del tiempo para proteger el fruto hasta la vendimia, y que además, otorga carácter y fuerza a sus vinos.

La historia de Ribera del Duero se remonta a la época de los fenicios, ya que fueron ellos los que introdujeron en la Península Ibérica técnicas de cultivo y producción.

Varios siglos después, los romanos utilizaron el vino para abastecer a los ejércitos. En el término de Padilla de Duero, pedanía de Peñafiel, se identificó la presencia de residuos de vino que confirman que ya entonces se conocía y se consumía.

Desde entonces, se fueron desarrollando nuevas prácticas de cultivo, implantando la tecnología moderna y los rigurosos procesos de control, convirtiendo Ribera del Duero en un icono de calidad.

Los vinos de Ribera del Duero

El carácter de los vinos de Ribera del Duero es inconfundible, sin duda, uno de los vinos españoles con más fama y variedad. Los viñedos se localizan en la meseta alta castellana septentrional, con suelos sobre todo de arenas limosas o arcillosas, y destaca la alternancia de capas de calizas y de margas e incluso de concreciones calcáreas.

La variedad de uva más característica de esta zona es Tempranillo, también conocida como Tinta del País o Tinto Fino la cual constituye más del 90% de la producción.  También se destacan las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec.

Los vinos originados en Ribera del Duero son fundamentalmente tintos, y se elaboran con un mínimo del 75% de la variedad Tempranillo.

La elaboración de vinos rosados se efectúa con un mínimo del 50% de las variedades de uva tinta autorizadas, y se caracterizan por su color rosa guinda y por sus matices frescos y frutales.

Enoturismo por Ribera del Duero

Ribera del Duero comprende una superficie de viñedo de 22.530 hectáreas y de 315 bodegas aproximadamente, lo que ofrece un amplio catálogo de actividades turísticas relacionadas con el vino, desde visitas a las bodegas más destacadas, hasta rutas a caballo por los viñedos, catas…

Visitando sus bodegas rodeadas de naturaleza y viñedos, descubrirás el alma de sus vinos, que maridados con productos autóctonos como el lechón, embutidos como la morcilla o el chorizo, una sabrosa sopa castellana y hojaldres o yemas entre otros muchos más, te harán vivir miles de sensaciones nuevas que harán que quieras volver a repetir la experiencia.

Historia, arte, tradiciones, bodegas y una exquisita gastronomía en un entorno natural privilegiado,  son parte de la oferta que Ribera del Duero ofrece al viajero.

Si quieres vivir unos días de ensueño practicando enoturismo por esta hermosa comarca, síguenos en Facebook y Twitter y conoce las experiencias que te ofrece Spain Through its Wineries.

image_pdfPDF