Aspectos geográficos que influyen en el viñedo

Aspectos geográficos que influyen en el viñedo

Las condiciones del entorno tienen una gran relevancia en la enología, ya que son muchos factores los que influyen en los viñedos, las uvas y por tanto en el vino, como el clima, el tipo de suelo, las lluvias e incluso la orientación del viñedo.

El clima 

Podríamos decir que el clima ideal incluiría la combinación perfecta de humedad y calor, ayudando a crecer los viñedos y a madurar las uvas.

En cuanto a las condiciones meteorológicas, las ideales para un buen vino serían, un invierno frío, con heladas ocasionales para exterminar las infecciones, aunque no demasiado fuertes para no afectar al viñedo. Una primavera suave con lluvias no muy fuertes para ayudar al crecimiento del viñedo, con un período de calma durante el cual el viñedo florece. Un verano caluroso y soleado con poca lluvia para así permitir madurar la fruta en crecimiento y un final del verano y comienzo del otoño largo y seco para terminar de madurar la uva.

El suelo

Debemos destacar tres elementos principales: la composición, el agua y los nutrientes.

El suelo de un viñedo necesita suministrar buena cantidad de agua al inicio de la temporada para ayudar al crecimiento fuerte de las vides.

Los nutrientes más importantes de los que tiene que contar el suelo del viñedo son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, aunque no necesitan altos niveles de ellos, ya que si estos nutrientes son demasiado altos, sobre todo los de nitrógeno, la vid crecerá con demasiada fuerza y producirá una densa masa foliar que dará excesiva sombra a la fruta.

Orientación del viñedo 

La vid es una planta exigente en calor, por lo que si tenemos en cuenta que por cada 100 metros de altura la temperatura disminuye 0,6 ºC las zonas bajas son preferibles, ya que se alcanza mayor integral térmica y con ello el adelanto de la maduración.

Además, un terreno inclinado permitirá que el aire frío drene hacia la parte más baja de la parcela, reduciendo así el riesgo de heladas.

Las condiciones del entorno son sin duda un gran reto para la producción de vino, por lo que el trabajo del viticultor, así como los estudios previos del clima y el suelo son determinantes para elegir las variedades que mejor se adapten a cada tipo de zona.

Síguenos en FacebookTwitter e Instagram y recorre con nosotros el mundo del vino.

image_pdfPDF